Tu eliges cómo llevar tu embarazo

Desde que compartes al mundo que vas a ser mamá, y más por primera vez, te saturan con mil recomendaciones, empezando por las de tu mamá, las de amigas que son mamás y de mamás que no son amigas pero que les encanta opinar de tu embarazo.

Comienzas también a recibir decenas de correos de marcas que te saturan con información y publicidad de cosas que ni siquiera necesitas. Te enfrentas con un centenar de libros recomendados, que sabes que no vas a tener tiempo de leer, y agrégale a todo esto los comentarios de las que todavía no son mamás, pero creen que tienen algo que aportar.

Con tanta información concluí que iba a ser mucho más selectiva con la información que quería que mi mente, alma y corazón procesara en esta etapa tan crucial de conexión con mis bebés. Sabía también que cada embarazo y cada mujer es única, y que lo que le sirve a una, quizás no le sea tan relevante a la otra.

Decidí escuchar a la gente positiva, porque tristemente a las personas les encanta compartir historias dramáticas, que ni siquiera son propias. No significa que, si alguien tuvo una mala experiencia, por ejemplo, durante el parto o postparto no te la pueda compartir. De esas historias aprendes mucho, porque generalmente esas mujeres valientes sacaron un aprendizaje y es eso con lo que quieren que te quedes. Así que me rodee de madres que me hacían sentir empoderada.

Opté también por escoger una docena de libros de autores que me inspiraron, pero que sobretodo tuvieran sustento y validez.

Puse también mucha confianza en mí doctor, quien, desde el inicio del embarazo, a pesar de ser considerado de alto riesgo por ser gemelar, me dijo que existía la posibilidad de tener a mis hijas de forma natural.

Cuando uno tiene la certeza  de que se va a hacer todo lo posible por lograrlo, siempre y cuando mis bebés estuvieran en las óptimas condiciones para nacer de esta forma, te da el poder de confiar en la naturaleza, en el proceso y soltar las expectativas confiando que lo que termine sucediendo será lo mejor.

Así que además de escuchar y rodearme de gente positiva durante el embarazo, de absorber la información de algunos libros, y de hacerle caso a mi doctor, también he confiado en mi intuición, y me he permitido confiar en la sabia madre naturaleza. También he intentado disfrutar lo más posible del proceso, gozarlo semana a semana y compartirlo con la gente que más quiero.

 

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend