Tu creas la experiencia

Para mí el embarazo no sólo ha sido una experiencia única de vida, sino a la vez una prueba de paciencia, de realmente entender el significado de que cada día cuenta, de mucho autoconocimiento pero a la vez de desconocerme, de encontrarme con mis propias sombras, de mucho sacrificio y de una mezcla de cientos de emociones.

Ésta es una etapa de sorpresas así como de incertidumbre, que aumenta al saber que tienes dos bebés adentro, en lugar de uno.

Así que para disfrutar al máximo de mi embarazo (porque no sé si vuelva a embarazarme alguna vez), decidí hacer de este proceso un ritual de salud, de conciencia, de amor y de tenacidad. El ritual lo haces tú sin depender de nada ni nadie, más que de un poco de voluntad y disciplina.

Parte de mi ritual

  • Mis imperdonables jugos verdes en ayunas para ayudarme a regularizar la digestión. Estos no sustituyen  ningún alimento.

 

  • Meditar de 10 a 15 minutos cada mañana, que se ha convertido en mi momento zen del día y un tiempo de conexión con las bebés. Un libro que me ayudó mucho a entender con más detalle el proceso y sus beneficios es The Relaxation Response de Herbert Benson.

 

  • Yoga Prenatal que me ha mantenido fuerte y en equilibrio y que realmente fue el único ejercicio que se me permitió por la baja quema calórica.

 

  • Alimentación sana aplicando el concepto de “mindful eating”, siempre pensando si lo que me meto a la boca está nutriendo a las bebés.

 

La última parte de mi ritual ha sido agradecer. Todos los días cada día. Y soñar e imaginar el día que por primera vez vea a María y a Jimena a los ojos.

 

Foto  por Josh Bean en Unsplash

 

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend