Cuidado de la piel en el embarazo

Estrías, celulitis, comezón, acné, manchas en la piel ¡bienvenidas a mi cuerpo! Sería ideal poder tener una relación así con ellas durante el embarazo y el post-parto, pero la realidad es que no. A ninguna nos gusta despertar y encontrarnos una mancha más o tener una piel reseca y con más celulitis, o ver como aparecen unas líneas rojizas en la panza.

Pero a la vez es parte del proceso del embarazo y las que se quedan, hay que intentar verlas como las marcas de una guerrera que formó nada más y nada menos que a un ser humano, durante 9 meses.

Así que, aunque no hay mucho que podamos hacer, porque mucho es hormonal o genético y parte del proceso del embarazo, si existen medidas que podemos tomar para evitarlas o tratarlas de la mejor manera posible.Hidratación: Tomar agua se vuelve esencial en el embarazo, recomiendan tomar de 2 a 2.5 litros de agua al día, teniendo en cuenta que hay un porcentaje de agua (aprox. 25%) que ingerimos a través de los alimentos como frutas y verduras. Esto no sólo te ayuda con la piel, sino que ayuda a mantener la cantidad de líquido amniótico y nos ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

Para las estrías la hidratación con cremas y aceites también es clave, y aunque no hay productos “mágicos”, las cremas sin perfumes y aceites naturales nos ayudan. Si aparecen no las borran en definitivo, pero ayudan a mejorarlas y disimularlas.

Protección Solar: Las manchas para muchas personas, y especialmente en esta etapa son inevitables, así que el uso de un bloqueador de alta protección solar con un factor mínimo de 30 se vuelve indispensable. Si hay exposición al sol, se debe de aplicar varias veces durante el día. La buena noticia, es que a la gran mayoría de las mujeres,  se nos reducen las manchas después del embarazo.

Alimentación: El embarazo es el momento perfecto para tener una relación espectacular con la comida. De ser consciente de los alimentos que nutren y que nos aportan la mayor cantidad de beneficios a nosotras y a nuestros bebés. Si nos alimentamos de grasas y azúcares, además de que podemos incrementar el riesgo de diabetes gestacional, estamos promoviendo la aparición de la celulitis.

Ejercicio: Estar embarazada no significa que estemos en un estado de inmovilidad. A menos que por tener un embarazo de riesgo y sus ginecólogos se los prohiban, pueden y deben moverse. Hay ejercicios maravillosos como el yoga prenatal, pilates y barre evitando los ejercicios abdominales, caminar, nadar y bailar, que se pueden hacer sin ningún problema.

Otra cosa importante es relajarnos un poco, el embarazo es una etapa de demasiados cambios hormonales que se ven reflejados en nuestra piel. Ya después tendremos tiempo de hacer de todo y más para regresar a nuestro estado original, si es que algún día regresamos, porque después de un hijo, nada vuelve a ser igual.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend