Feliz cuarta vuelta al sol

Hace cuatro años que celebro y honro la vida de mis hijas. Su cuarta vuelta al sol. Podría contarles lo transformadores que han sido estos años de ser su mamá, pero prefiero compartirles un ritual para celebrar sus mágicas vidas que me parece increíble.

Cuando supe que en la escuela Montessori donde van las niñas más allá del pastel, hacen consciente al niño de la importancia de su existir en este mundo con una ceremonia que representa su paso por la tierra y las vueltas que ha dado al sol, me enamoré de esta idea. Es realmente una celebración de la vida.

Lo bueno es que lo pueden hacer en sus casas como una increíble celebración familiar para festejar a sus hijos. Este ritual hace que el niño interiorice el concepto de cumplir años y que empiece a ser consciente de cómo empezó su viaje por la tierra.

Se busca profundizar en la comprensión del paso del tiempo e introducir poco a poco, los conceptos de meses, días del mes, la tierra, el sol, y cómo la Tierra gira alrededor del sol. Precisamente la tierra tarda un año en dar la vuelta alrededor del Sol.

En este pequeño ritual se cuenta la vida del niño, de año en año, desde el día que nació hasta el día en el que se está celebrando el cumpleaños, así pueden ellos entender cómo han crecido y cambiado desde que nacieron.

Materiales que van a necesitar

  • Globo terráqueo que representa a la Tierra (si no tienen, algo circular que represente a la Tierra, una fruta redonda o alguna pelota).
  • Vela que representa al Sol
  • Fotos que representen cada año de vida
  • Número representando los años que cumple
  • Si se quieren poner más creativos también puden incluir los meses del año y las estaciones para que el niño ubique el mes y la estación del año en la que nació

Los familiares que vayan pueden sentarse en un circulo, dejándole suficiente espacio al festejado para que pueda dar sus vueltas en la órbita de la Tierra.

La explicación es simple, a todos se les cuenta que la vela representa al Sol y el calor y la luz que nos brinda, que el festejado va a cargar la tierra para dar las vueltas al Sol, según los años que cumpla. Y así mientras el festejado va dando sus vueltas, podemos narrar algo representativo de cada año de su vida.

Es de verdad una forma increíble de transformar algo abstracto en algo real. De crear un momento único para ellos y para nosotros. Les prometo que es inevitable no sacar unas cuantas lágrimas.

Feliz cuarta vuelta al sol María y Jimena, gracias infinitas por llenar nuestras vidas de color y luz.

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend