No regalemos el tiempo a las pantallas

Todas las que me conocen saben que mis hijas, hasta apenas unos cuantos meses, cuando cumplieron cuatro años,  no se habían sentado frente a una televisión en la casa.

Seguramente muchas estarán pensando que es mentira, que no hay forma de lograrlo, o que mi esposo y yo estamos absolutamente locos.

Les cuento primero porqué decidimos hacer esto. Cuando estuve embarazada de ellas leí un libro que, con todos los datos científicos, me hizo no dudarlo ni medio segundo, así que mi esposo y yo estuvimos absolutamente convencidos que los primeros dos años de la vida de nuestras hijas sería sin pantallas (si veían fotos y videos de la familia en el celular, y uno que otro video de las canciones que les gustaban).

Cuando cumplieron dos, sentimos que podíamos un poco más, porque realmente no veíamos que la necesitaran o que se estuvieran perdiendo de algo importante en sus vidas. Y así logramos 4 años con esta filosofía.

Con la llegada de Juliana ellas mismas dicen que no puede ver la tele porque es chiquita. Así que la regla que tenemos es ver la caricatura o la película cuando ella esté dormida, al menos durante los primeros dos años, para que tenga el mismo comienzo que sus hermanas.

También reconozco que vivimos en un mundo en donde más temprano que tarde van a vivir rodeadas de tecnología, pero mientras pueda darles el regalo de una tarde de juegos, disfraces, naturaleza, baile, cocina, arte y risas vs. estar sentadas frente a una pantalla lo voy a hacer.

¿Quisimos tirar la toalla muchas veces? Si, miles, especialmente cuando mi nivel de paciencia y tolerancia rebasó límites, o cuando estaba excesivamente cansada ¿Creo que valió la pena el esfuerzo? También. ¿Pienso que las mamás que les enseñan tele a sus hijos desde muy pequeños lo están haciendo mal? Para nada.

Cada familia hace lo que cree mejor para sus hijos, y siempre lo respetaré. Así como yo también pido que respeten mi decisión. ¿Que muchas creen que estoy loca porque estoy privando a mis hijas de la magia de la televisión? Si. ¿Que me importa? No.

Bueno, toda esta historia es sólo para meterles ese gusanito, no de quitarles la televisión y las tablets a sus hijos por completo o ser tan radicales como lo fui yo, pero sí que se pregunten cuánto poder quieren que tenga la televisión en la vida de sus hijos y familia.

La Asociación Americana de Pediatría dice que los niños entre 2 y 5 años no deberían pasar más de una hora con cualquier tipo de pantalla (TV, Tablet, Iphone o computadora). Tristemente las estadísticas son alarmantes y los niños de esta edad están viendo dos o más horas al día.

Tips para lograr que sus hijos pasen menos tiempo frente a la tele

  1. Establezcan límites. Si como familia deciden que sólo se permite ver una hora de tele entre semana y dos horas el fin de semana respétenlo e intenten ser consistentes.
  2. Intenten no premiar a sus hijos con la televisión. Premiarlos con esto sólo condiciona su comportamiento.
  3. Elijan programas sencillos y apropiados según su edad. Hay un website maravilloso que les recomiendo mucho www.commonsense.org Es una organización sin fines de lucro que hace reseñas y da consejos sobre programas, películas y aplicaciones para nuestros hijos según su edad.
  4. Traten de evitar usar la televisión como una niñera. Intenten sentarse a ver los programas con sus hijos. Así puede ser este también, un momento para conectar con ellos, para que hagan preguntas y se despierte de alguna forma su curiosidad.
  5. No todo lo que vean sus hijos tiene que ser Disney y Pixar. Hay muchos documentales, películas y aplicaciones educativas excelentes que les pueden encantar.

Y en este tema de pantallas, al igual que todo en la vida, siempre hay una primera vez. Nunca se me va a olvidar su cara de emoción cuando de regalo de cumpleaños les dimos su primera noche de cine o “movie night” como le dicen ellas.

Hicimos de este momento algo muy especial, que ya se convirtió en tradición. Un domingo al mes dedicado a ellas, en donde podemos romper las reglas de comer chucherías, acostarnos un poco más tarde y ver una película que seguramente recordarán toda su vida.

Porque convertir lo cotidiano en algo mágico creo que vale toda la pena.

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend