La huella de los abuelos

La mayoría de los abuelos que conozco dicen que tener ese privilegio es una de las más grandes sorpresas que tiene guardadas la vida. Para muchos la llegada de un nieto es una instantánea inyección de vida y definitivamente para mis papás lo fue.

Nunca se me olvidará su cara de emoción cuando vieron a María y Jimena, las primeras nietas, por primera vez. El orgullo que salía de sus ojos al verme convertida en mamá y ser a la vez testigos de que la familia que ellos formaron empezaba a crecer, son memorias que se quedaran para siempre en lo más profundo de mi corazón.

Cuando pensaba en lo afortunadas que eran mis hijas de tener a sus cuatro abuelos, sabía que la huella que ellos dejarían en su alma y corazón sería permanente, imborrable. Porque precisamente son los abuelos los que se convierten en cómplices, en aliados de travesuras, en creadores de magia, en refugio y paz. Sabía que mis hijas crecerían rodeadas de ese amor paciente y desinteresado, siempre entre risas.

Y mientras mis hijas tenían la fortuna de convivir con sus abuelos con mucha intensidad, me imaginaba a mi papá enseñándoles a tocar la guitarra y a cantar, a amar la comida mexicana y el picante, a adorar la lectura y la poesía, a sentirse orgullosas de su historia y sus raíces, a amar lo sencillo, a gozar del presente y emocionarse por el futuro. Estaba segura que el primer brindis de María y Jimena sería con su abuelo. Me emocionaba pensar el impacto tan positivo que todas las experiencias que tuvieran con él, les iba a traer en sus vidas.

Y vaya sorpresas que trae la vida, mis hijas tuvieron el privilegio de conocerlo tan solo 21 meses. Tuvieron una pequeña probadita de su magia, fue un regalo fugaz. Ahora me toca confiar, aunque duela intensamente, que lo podrán conocer de otra forma, que el plan maestro incluía que mis hijas conocieran a su abuelo a través de mi, porque un hombre termina de morir, hasta que muere la última persona que lo recuerda. Así que al abuelo, al adorado abuelo Kico, aún le queda un larguísimo camino por recorrer.

 

.

Deja una respuesta

Suscríbete a mi Newsletter!

Únete y no te pierdas ningún post, consejos, y mucho más.

Te has subscrito de forma exitosa!

Send this to a friend